Que el fin de las vacaciones no afecte a tu conducción.

01.09.2015

Consejos para que el síndrome postvacacional no afecte a tu conducción
  Las vacaciones acaban y llega el síndrome postvacacional. Entre sus síntomas destacan el cansancio generalizado, fatiga, dolores musculares o falta de sueño, apetito o concentración. Estas sensaciones son un cóctel peligroso al volante, por eso, la plataforma internacional AutoScout24 ofrece el antídoto para que este mal no afecte a la conducción.
>> Música para cargar las pilas… y no dormirte <<
  La música en el coche suele aportar una dosis de energía positiva para casi todos los conductores, así que escoger canciones pegadizas y que aporten energía, elevar el volumen hasta el nivel adecuado –no tan alto como para despistar- y tararear las canciones preferidas al volante. Seguro que el trayecto al trabajo inyecta la energía necesaria para afrontar la jornada.
>>Una postura correcta al volante<<
  Los dolores musculares son otros de los síntomas que pueden derivar del síndrome postvacacional y que pueden acabar afectando a nuestra conducción, por ello, en estos días es más imprescindible todavía adoptar una postura cómoda en el coche, tal como recuerda la consultora AutoScout24.
  En primer lugar, hay que ajustar correctamente el asiento. Ni muy cerca ni muy lejos. Lo importante es que los pies reposen sobre los pedales y que la distancia permita extender las piernas, para evitar que se contraigan y se carguen. Por otro lado, los brazos deben reposar también sobre el volante y no estar ni bloqueados ni flexionados, para evitar que la espalda se eche hacia delante.
>>Agua y el estómago ligero para evitar mareos<<
  Otro de los derivados de este síndrome son los mareos, fruto de esa mezcla de cansancio y dolores musculares y de cabeza.
  Al volante, esa sensación puede intensificarse por los movimientos, así que, lo más importante, es evitar la conducción brusca y las velocidades elevadas.
  El coche debe estar bien refrigerado, es decir, nada de calor dentro del vehículo. Hay que bajar las ventanillas y dejar que entre aire fresco. También es conveniente acompañar los trayectos y viajes de agua. Además, desde la plataforma europea se aconseja que es conveniente sentarse al volante con el estómago no muy lleno, pues después de un atracón, es más probable que haya mareos.
>>A dieta de café<<
  Otro de los síntomas que pueden achacarse al síndrome postvacacional es el estrés y la irritabilidad, comportamientos que la conducción puede agravar, sobre todo en atascos y embotellamientos. Por ello, es mejor evitar las bebidas excitantes durante estos días. Se debe intentar sustituir el café por infusiones o té, que ayudan a no quedarse dormido pero tampoco estresan.
>>Horarios al milímetro<<
  Las prisas no son buenas. Y menos al volante. Así que es mejor salir de casa o de la oficina con el tiempo suficiente para llegar a la hora prevista. Esto evitará sustos si se encuentra un atasco y, a la vez, evitará que los síntomas postvacacionales se agudicen.
Más info en http://goo.gl/G8JnoE